Coronados de Tango – Episodio 3

“Los payadores y el Tango canción”

por Rubén Peloni

VIDEO “LOS PAYADORES Y EL TANGO CANCION” – con subtítulos en Italiano, Francés e inglés

Hola, bienvenido a “Coronados de Tango”, un espacio que he creado para compartir mi canto y algunas reflexiones sobre este género musical que tanto amo.

Es esta tercera entrega quiero hablarte de El arte de la payada y su influencia en el tango canción.

La payada es un arte poético-musical proveniente de la cultura hispánica, en el que una persona: el payador, improvisa expontaneamente versoso en rima acompañandose con una guitarra.

ilustración de Florencio Molina Campos

Este arte se remonta a tiempos anteriores a los de Homero, considerado el primer poeta griego y en cada país del mundo recibe un nombre distinto: Troveros, Trovadores, Metristas, Copleros, Llaneros, Rimadores, Juglares, etc.

En nuestra región los primeros payadores fueron los “gauchos”. Estos hombres, surgidos de la mezcla del indio con el español, trashumantes de a caballo, de espíritu libre y aventurero eran analfabetos y por lo tanto para expresar su realidad a través del canto, al no poder escribir ni leer, debieron improvisar.

Los payadores eran hombres con gran facilidad para versificar en octosílabos, hablabanen verso como muchos paisanos hablan, paisanos que no son ni poetas ni letristas ni nada. Yo he oído un paisano que estaba por jugar al “truco” y en un arbol un pajarito cantó, y el miró para arriba y le dijo:  

– tu te quejas teniendo alas, que seré yo aquí en la tierra.

Octosílabo perfecto, y además el pensamiento!. Ahí nace la poesía, el yacimiento de la poesía popular, plural y anónima. Luego surgió lo que la gente llama “el folclore” o lo tradicional.

(A. Yupanki)

Pero con el correr del tiempo el arte de la payada se fue culturizando, ya que es esencial el hábito de la lectura para lograr un enriquecimiento de palabras, conceptos, información y temáticas. Por lo tanto podemos concluir que para ser un buen Payador se debe ser -sobre todo- un enamorado de la cultura.

La payada se puede realizar de modo individual o entre dos payadores. En el primer caso se le llama “improvisación” donde muchas veces el público elije una temática o una palabra que tendrá que incluirse en la rima. En el segundo caso se denomina “contrapunto”, donde se establece un duelo musical en el cual el primero propone una temática y el otro debe contestarle siguiendo la rítmica.

Estas payadas a dúo suelen durar horas e incluso días y terminan cuando uno de los cantores no responde inmediatamente a la pregunta de su contendiente.

El ritmo primitivo que cantaron los payadores rioplatenses, fue “el cielito” que proviene de la musica country inglesa. Lo siguieron “la cifra” y “la habanera”, “la vidalita” y “el estilo”. Más tarde llegó lo que conocemos como “milonga sureña o surera”, que se instaló como el ritmo preferido.

“PAYADA PANDÉMICA” – MILONGA EN CONTRAPUNTO – RUBÉN PELONI Y MARTIN TRONCOZO

PAYADA PANDÉMICA

Hoy pretendo una payada / sin guitarra y con pandemia

La suerte por fin me premia / con mi amigo y camarada

P’amenizar la velada / y además de ser virtuoso

Es leal y generoso / pues me presta sus bordonas

Este amigo que aquí asoma / se llama Martín Troncozo

Estos versos que me arrima / musicales y sentidos

Denotan que usté es amigo / y un cantor de grande estima

Este tiempo que lastima / no ha de durar para siempre

Volveremos a la gente / en un cercano futuro

con Rubén Peloni a duo / y al virus le haremos frente.

Yo no dudo de este encuentro / que mas tarde o más temprano

Nos va’ llevar de la mano / como música en el viento

Y yo no veo el momento / de que se arme la baraja

Y como pieza que encaja / con el mayor sentimiento

Unir bordonas y voz / en un tango noche adentro.

Quien introdujo el ritmo de “milonga” en la payada fue  Gabino Ezeiza,  un famoso payador argentino que nació en el barrio de San Telmo el 3 de febrero de 1858 y vivió en ese barrio, hasta su muerte ocurrida el 12 de octubre de 1916. Fue testigo de la transformación sociocultural de dicho barrio, que desde su fundación fue habitado por las familias más ricas de la ciudad hasta que, en 1871, la epidemia de la fiebre amarilla asoló la zona y tras la huida de estas familias acomodadas hacia al norte, los inmigrantes europeos aprovecharon las edificaciones coloniales agolpándose hacinados en pequeños cuartos en lo que conocemos como “Conventillos”.

Conventillo a fines del ‘800 en el barrio de San Telmo – Buenos Aires
Gabino Ezeiza – Payador

De ascendencia negra y cuna humilde, Gabino Ezeiza adquirió celebridad como payador. Sus virtudes y hazañas fueron famosas y frecuentes sus encuentros con otros payadores.

Uno de sus contrapuntos más famosos lo sustuvo en pueblo uruguayo de Paysandú, celebrado en 1884, con el mentado cantor oriental Juan de Nava al que le rodeaba una aureola de prestigio.

 Ese encuentro fue presenciado por uno de los auditorios más numerosos que se recuerden y ante la adversidad del público oriental, Gabino improvisó allí la que sería la célebre canción “Heroico Paysandú” con la cual venció la contienda y logro un gran reconocimiento del público uruguayo.

En recuerdo de esa famosa payada, más tarde, en Argentina se estableció el 23 de julio como “Día del Payador”.

Ezeiza fue mentor de José Betinotti, a quien puede considerarse como un artista que marca la transición entre el antiguo payador y el nuevo cantor popular.

Betinotti nació en la provincia de Buenos Aires y era hijo de inmigrantes italianos. Se había ganado la vida como obrero, en oficios metalúrgicos y de la industria del calzado, hasta que hacia 1898 pasó a encarar el canto como su profesión.

Por un tiempo hizo dúo con el payador Luis García, del barrio de Boedo, y luego acompañó también a Gabino Ezeiza. 

José Betinotti – Payador / Cantor Criollo

Se podría afirmar que José Betinotti era un payador suburbano de las orillas, un payador porteño, un payador al que no le interesaba el contrapunto, aunque no  rehuía  al mismo si tenía que confrontar con otro colega. Pero donde más cómodo se sentía era en la improvisación individual a pedido del público.

Sus dotes vocales y su refinado gusto llevaron su voz al disco, convirtiendose en un “cantor criollo” que componía sus letras y músicas.

El noto poeta y guinista Homero Manzi lo tomó de modelo para el guión de la película “El último payador” estrenada en 1950 y protagonizada por el celebre cantante y actor Hugo del Carril.

Las letras sentimentales de sus valses lo convirtieron en el “cantor de las madres”, pues dedicó muchas de dichas composiciones a su mamá. Entre sus títulos más recordados podemos citar  su más popular y recordada obra “Pobre mi madre querida”.

José Betinotti – Pobre mi madre querida (1913) – Recorded from an original 78 rpm record.

Esta obra junto al vals “Tu diagnóstico” fueron grabadas en distintas etapas de su carrera por Carlos Gardel de quien Betinotti fuera padrino artístico.

Una atenta escucha de las grabaciones efectuadas por Gardel en 1912 y los registros de Betinotti de aquella época ponen de manifiesto la similitud entre el estilo del  gran payador y el insigne cantor nacional. La influencia de Betinotti en el canto de Gardel en esos tiempos es notable. Gardel le otorgaría la impronta de su lírica, pero la base betinottiana de su estilo es innegable.

CARLOS GARDEL “EL ZORZAL CRIOLLO”

Fue Betinotti quien lo apodaría “El zorzalito” y quien lo llevaría por los comités políticos para hacerlo conocer, y con ese apodo lo presentaba a la hora de cantar. La primera vez que lo escucharon cantar Betinotti y Garcia dijeron ambos:

“Con este muchacho no podemos competir, menos mal que somos payadores”

Si bien Gardel nunca dominó el arte de la payada, el crecimiento exponencial de su actividad artistica -primero en Buenos Aires y luego en todo el país- abrió campo en el arte del Canto Criollo en donde luego se destacaron otras grandes figuras como Agustín Magaldi, Ignacio Corsini y muchos otros.

El canto criollo dominará la escena artística nacional hasta la irrupción del tango y así como Betinotti marcó la transición entre el antiguo payador y el Cantor Popular, Gardel hizo lo propio entre este último y el Cantor de Tango pues fue nuestro amado Zorzal quien impuso el modo de interpretar este género y transformandose así en el Padre del tango canción.

Bien amigo, hasta aquí nuestro capitulo dedicado a los payadores, a la impronta que dejaron en nuestra música popular y su influencia en el tango cancion. Espero que te haya gustado y de ser así expresate con tu like y con tu comentario.

Un fuerte abrazo tanguero y hasta el próximo episodio de “Coronados de Tango”.

AGRADECIMIENTOS

Quiero agradecer a todos aquellos que han colaborado con este capítulo de “Coronados de Tango”;

– A Martín Troncozo por su participación como cantor y compositor en la “Payada Pandémica”

– A Cristian Gustafsson por su colaboración en la letra de la “Payada Pandémica”

– A María Belén Giachello por su traducción al idioma francés

– A Barbara Varassi Pega por su traducción al idioma inglés y su participación como pianista en la sigla del Blog.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

“El Payador Gabino Ezeiza”www.lagazeta.com.ar / “Gabino Ezeiza” por Orlando del Greco / “Haciendo historia: Gabino Ezeiza y José Betinotti, payadores del siglo XX” por Felipe Pigna / “JOSÉ LUIS  BETINOTTI , EL PAYADOR CIUDADANO” Por Carlos Taboada / “2015: Centenario de la muerte de José Betinotti, El último payador’ y El cantor de las madres” por Francisco Andueza / Recopilación: notas de José Barcia y Elías Cárpena (sección cultura-rotograbados de los diarios La Prensa y La Nación); Luis Soler Cañas, (suplemento cultural diario La Opinión) / “Qué es un Payador” por Marta Suint (Payadora Argentina)